Seleccionar página

.

.

¡Qué fascinante pregunta! Cae “medio a medio” en su rubro.

Pienso: ¿Pagar primas de Seguros que NO podré cobrar, porque estaré MUERTO? ¡OLVÍDENLO! Mejor disfrutar ese dinero AHORA, porque NO sé si estaré vivo en un año más. La paradoja de los Seguros es que NO nos pueden asegurar “de esa manera” la vida. Una pandemia les dispara justo en la línea de flotación.

Mis consejos son:

1.- “Ajustarse el cinturón” de sus ganancias, aunque resulte doloroso, como a todos nosotros y pensar: ¿De qué sirve pensar en el Futuro, cuando éste se puede ver reducido a 2 semanas de cuidados intensivos y, a pesar de todo, morir? La misma Causa está detrás del retiro del 10% desde las AFPs.

La Lección de esta pandemia es que nos acortó la “Esperanza de Vida”, de manera aleatoria. El Presente inmediato se ha vuelto la única realidad para Gran Parte de la Población. De ahí que ha resucitado con fuerza la idea colectiva: LO COMIDO Y LO BAILADO NO ME LO QUITA NADIE. Ante la perspectiva de una muerte cercana, todo lo demás pierde importancia. Esa es la razón de por qué, a sabiendas que se arriesga la vida al asistir a una fiesta clandestina, éstas se siguen organizando.

2.- Lo peor es sobrevivir la Covid19, pero terminar con una deuda impagable en el Hospital o la clínica donde fue atendido, mientras estaba entubado, inconsciente. Para ello es necesario implicarse profundamente en el sistema de salud, para aportar su eficiencia administrativa y mejorar atenciones, sin bajar la calidad. Aprovechar economías de escalas para el aprovisionamiento de insumos su almacenamiento y distribuición, son ejemplos a la rápida.

Así la gente NO saldrá endeudada de por vida, tras padecerla, e incapacitada de pagarla, por el daño invalidante de muchos de ellos, que han perdido la mitad de sus pulmones o un riñón, por ejemplo.

Piensen: Esta enfermedad es ENDÉMICA, con sucesivos rebrotes, porque NO genera inmunidad de rebaño, como mintieron las autoridades sanitarias. Sólo el 5% de los afectados genera anticuerpos y éstos dejan de existir al cabo de 3 ó 4 meses después de padecida la enfermedad. Por lo que la proyección es que el 60% de la Humanidad la padecerá. Yo soy asmático y estoy aterrado.

3.- Realizar campañas de Prevención del Contagio para crear consciencia del autocuidado y respeto PERMANENTE hacia los demás. Veo todos los días gente sin mascarilla y sin distancia social, a pesar de lo 4 meses con pandemia.

3.1.- Cambio de Lengüaje: Cuando dicen NUEVA normalidad, la gente NO entiende lo de NUEVA, sólo cree que todo VOLVERÁ a SER IGUAL que antes. NO vuelvan a pronunciar la palabra NOrmalidad. Para la gente sólo existe una NORMALIDAD: NO PREOCUPARSE DE NADA Y SALIR DE FIESTA LOS FINES DE SEMANA, lo que augura Rebrotes aún peores que los actuales.

Digan “Nuevo Estándar de Comportamiento”. Eso dará la sensación de ser Otra Cosa, distinta a lo anterior.

Que Todos entiendan que LA VIDA CAMBIÓ, ya NUNCA MÁS PODREMOS ir “despreocupados por la vida”. Lo único que podemos hacer es reducir el estrés de sentir miedo cada vez que salimos a la calle, al masificarse las medidas de cuidado personal. Si vemos a todos con mascarillas, guantes y lentes, nos sentiremos más tranquilos.

Si vemos que la gente, al toser, se tapa la boca, aún usando la mascarilla, me sentiré agradecido de esa persona, por cuidarnos a todos quienes lo rodeamos, con esa gentileza.

Ayer mismo, venía de comprar en un supermercado, aprovechando que había poco tráfico. Vi a 1 carabinero toser frente a mí, a 2 metros de distancia. Tenía máscara, pero NO se tapó la boca ni se fijó en las personas que estábamos en el radio de los 2 metros. Eso me tiene intranquilo, preguntándome: ¿Su tos, suave y seca (reconozco varios tipos, dadas mis múltiples enfermedades pulmonares desde la niñez), habrá sido por una bronquitis normal o por SarsCov2?

Si fue por lo segundo, ¿alguna partícula de saliva me habrá llegado? Al llegar a casa me saqué los pantalones y la chaqueta, me lavé la cara con jabón hasta el interior de mis fosas nasales y rocié con desinfectante los zapatos y la ropa que podría haberse contaminado. Pero NO podré estar tranquilo hasta 7 días más, cuando NO aparezcan síntomas.

Esto que me sucedió, ¿a cuántas más personas habrá sucedido? Estrés diario que se suma al de enterarse por la televisión el aumento diario de casos y muertos.

Esos son cambios idiosincráticos de lenta maduración, pero si las grandes empresas, como las compañías de seguros y todas las demás se unen con tal propósito y montan campañas de publicidad, podrían acelerar el proceso de cambio social, hacia una Cultura del Autocuidado y el Respeto hacia los demás, como acciones concretas, sencillas y fáciles de hacer, que salvarán vidas.

Toser y Estornudar contagian Tanto, que podrían compararse con disparar una pistola sobre la otra persona. Que la Gente NO lo vea así, es el factor Cultural que más ha agravado esta Crisis Nacional.

4.- ¿Cuántas vidas pudieron salvarse, si personas contagiadas se hubiesen quedado en su casa o en un hospital, en vez de salir de viaje a regiones? Seguimiento GPS habría evitado decenas de miles de contagios y miles de muertos.

Esa irresponsabilidad individual afectó al colectivo social, generando más sufrimiento en personas que NO debieron haber padecido esta enfermedad. También en los deudos de miles de muertos que jamás salieron al extranjero, como los contagiados que importaron esta enfermedad. Ese dolor se está generalizando y puede llegar el día en que NO haya una familia chilena que NO tenga que llorar un muerto por SarsCov2. Ese día, será el más triste de Chile en Toda su Historia.

5.- Toda medida debe ser pensada y ejecutada con Extrema Urgencia, dado el RETRASO en tomar las medidas correctas a Tiempo: Cierre de aeropuertos, cuarentenas efectivas sobre los pasajeros entrantes a Chile, para aislar a los primeros contagiados que la trajeron de España. Declarar Cuarentena Preventiva en Todo Santiago, en Marzo, y hacer una fuerte campaña publicitaria para cambiar los hábitos de la población, hacia el “Nuevo Estándar de Comportamiento”, habrían mantenido bajos los niveles de contagio hasta el día de hoy, permitiendo un mejor manejo hospitalario, sin colapsarlos ni contagiar a gran parte de nuestro personal médico.

Ese retraso generó frustración y, para julio, ira ante la incompetencia de la Autoridad Sanitaria. El retraso de las medidas sanitarias, NO sólo es una sensación de la población, sino que un Hecho Real del estado de las cosas. Efectivamente estamos Retrasados en Todo, por lo que aquello que se deba hacer, debe ser hecho con Premura, para recuperar “El Tiempo Perdido”.

Ese efecto colateral de la pandemia, la ira, es real y NO debe ser subestimado. Ahí las Aseguradoras tendrán parte, dado el daño a la propiedad que se avecina. NO sólo rebrota el SarsCov2, sino también el “Estallido Social”, “alimentado”, paradójicamente, por la “pérdida de alimentación” de una parte importante de la Sociedad.

Dar cajas de alimentos, en vez de solucionar ese drama familiar, lo exacerbó, al poner en conflicto a los mismos vecinos, porque las cajas NO era para Todos.

El Error de NO pensar en Todos, es el Principal error del Modelo entero. Intentar “focalizar” sólo demora las acciones y cuesta caro, por el Costo de Oportunidad y el mayor gasto burocrático en tratar de cruzar datos de bases NO compiladas unificadamente.

La Angustia y la Envidia se unieron en un explosivo cóctel que he visto estallar en la periferia de mi ciudad natal, Valparaíso.

6.- Es cierto que “NO se puede asegurar una casa en pleno incendio”, pero las aseguradoras deberán tomar muy en serio el factor endémico del SarsCov2, para recalcular la esperanza de vida de las personas, para NO encarecer demasiado los seguros y precaverse de las muertes e invalidez que está generando.

Nada se ha hablado de los daños a diversos órganos que deja esta enfermedad en quienes la sobreviven: Insuficiencias pulmonares, debido a la pérdida del 50% de los alvéolos, daño hepático, renal y cerebral en similares proporciones, si NO mayores. ¿Los seguros de vida y salud cubren esa invalidez producto de la Covid-19? Otro factor de frustración en una población ya muy estresada por el miedo a morir y la baja de la calidad y cantidad de alimentación.

7.- Imaginen: He sabido de varias personas que han muerto de SarsCov2, porque vendían alimentos en la calle. Una señora que vendía sopaipillas en la esquina de una concurrida avenida y que tenía asma. Para ella, salir a “ganarse la vida”, fue una “ruleta rusa” que terminó por costarle la vida. Era querida por su entorno. Causó tristeza en muchas personas su muerte, incluido yo, que nunca la conocí y sólo supe su muerte por el tuit de un conocido.

Para qué hablar de algunos dueños que atendían sus puestos en ferias. NO podían dejar de trabajar, porque dejaban de comer. Familias devastadas, amigos y “caseros” acongojados por sus inmerecidas muertes. Pilares de sus comunidades, desaparecen. Por otro lado, delincuentes NO se contagian, generando una irracional sensación de injusticia en el “reparto de la Muerte”. El Tejido Social está deshilachándose con una sensación de injusticia e impotencia sin canalizar.

En mi experiencia personal y como escritor, sé que el expresar, contar las penas, ayuda mucho a aliviarlas. En mi humilde opinión, crear fondos para terapias psicológicas post traumáticas sería una excelente medida de mitigación a tanto sufrimiento psicológico que está afectando a grandes sectores de la población.

Sumado a ello también deberían crearse Concursos Artísticos en todas sus manifestaciones, abiertos a todo público, en todos los niveles territoriales: Barriales, Comunales, Provinciales, Regionales y Nacional, con la finalidad de canalizar ordenadamente esas experiencias dolorosas.

NO son necesarios grandes premios, pero sí muchos reconocimientos, de modo que mucha gente se lleve algo para la casa, después de haber exorcizado su tristeza, su pena, frutración y rabia. Ese será un Proceso de Katarsis Social que ayudará a sanar emocionalmente a muchas personas que se sienten aplastadas por el Sistema Entero, tanto Mercado como Estado que los ha ninguneado

¿Por qué? Porque los han enviado a la casa, con sólo unas tiras de paracetamol y sin hacerles el examen PCR, a pesar de tener todos los síntomas de Sarscov2, tal como ocurrió en 1 caso famoso en Marzo, pero, dado el colapso de los hospitales públicos, se ha hecho más frecuente, tal como sólo se comenta en redes sociales.

Nuevamente: ¿Cuántas personas se habrían salvado si las hubiesen tratado? Cuando se haga el balance final de las muertes será mucha la ira acumulada que es necesario desfogar desde ya, tanto en su expresión canalizada como en reformas al sistema sanitario consensuadas, antes que la ira irracional pueda desembocar en daños a los hospitales u otras “infraestructuras críticas”.

Prevenir es siempre más barato que curar, especialmente cuando ya todos sabemos que la razón por la cual las cifras oficiales indican un descenso artificial de contagios y muertos es porque hacen menos exámenes PCR de los que permiten la capacidad de los laboratorios.

He sabido de familias donde se han muerto más de un miembro, como ambos padres más la hermana o hermano mayor. El mayor sufrimiento es NO haberse podido despedir de ellos en sus últimos días, por el confinamiento estricto de los casos graves y críticos. El terrible sufrimiento de ellos, al verse imposibilitados de recibir el ánimo de sus parientes y los familiares de NO haberlos apoyado en sus días finales, es devastador.

Si pudieran quedarse en casa, con un ingreso mínimo, durante una cuarentena preventiva, se habría acotado el pico de contagios, como sucedió en Nueva Zelanda, por ejemplo. ¿Cuántos miles de vidas se habrían salvado? Lo seguro es que más de la mitad de las 11.000 muertes que ya hay, y los miles más que morirán en los próximos 2 años, antes que exista una vacuna y los organismos de salud estandaricen tratamientos realmente efectivos, como los prometedores avances que hay y he reseñado en mi página personal: www.importanciadevivir.com/actualizacion-sarscov2-mayo2020

Ojalá estos análisis les sirvan para mejorar sus servicios y nuestras vidas, tomando en cuenta que la Covid19 “llegó para quedarse”, por lo que cada esfuerzo para enfentrarla, por pequeño o demasiado grande que parezcan, valdrá absolutamente la pena implementarlo, ya que ayudará a salvar miles de vidas y prolongarlas en la medida en que reducirán el estrés social, aunque sea un poco. Pero si sumamos muchos pocos, éstos se convertirán en un mucho.

Personalmente, la pandemia redujo mis ingresos en un 50% y siendo adulto, me obligó a irme a vivir con uno de mis hijos en un terreno, fuera de la ciudad, donde abaratamos el costo de la alimentación, volviéndonos agricultores familiares, y calefaccionándonos con leña. Otras personas NO son tan afortunadas.