Seleccionar página

Para todos los seres de buena voluntad.

.

Tratamiento Propuesto:

1.- Detección Temprana: Testeo masivo de todos los que presenten síntomas.

2.- Aplicación de corticoides y antimalarianos apenas comience la inflamación: Apenas haya disnea, falta de oxígeno o duelan los pulmones y cueste respirar. Esto evitará cicatrices en los pulmones, que después pueden degenerar en enfisema.

3.- Aplicación Heparina apenas se sienta fiebre: Para evitar la trombosis sistémica, por tormenta de citocinas, que espesa la sangre, imposibilitando el traspaso del oxígeno a los glóbulos rojos, por estar coagulados.

.

El Caso Ecuatoriano

Carlos Luis Pichardo AcostaHace 1 día

Así me curé en casa Importante leer. MI FAMILIA ENFERMO DE COVID19: Relato la historia y los síntomas.

En casa estamos actualmente (la mama de mi esposa de 60 años mi esposa de 35 mis 3 hijas de 9, 7 y 5 años y mi persona de 34), estuvimos en cuarentena en ecuador desde la aparición de los primeros casos en Guayaquil, Ecuador. Incluso 2 semanas antes de la suspensión de las clases, dejé de enviar a mis hijas al colegio. Mi esposa y yo seguimos trabajando. 2 semanas después, mi hija pequeña le dio fiebre. Solo 2 días.

Nos pareció extraño, porque ella no había salido en ese tiempo. Mi esposa y mi persona, siendo los únicos que salimos en todo este tiempo, hemos usado mascarillas N95 y antibacterial. Una semana después mi esposa tuvo 2 días fiebre. Allí saltaron mis alarmas y todos en casa comenzamos usar tapabocas. Luego seguí yo por casi 3 semanas. Tuve tos seca muy leve, pero esto empeoró realmente, no por la tos; sino porque me comenzaron a doler mucho los pulmones.

NO me quisieron hacer la prueba, pues nunca me dio fiebre. Me tuve que hacer la prueba por privado y salio positivo. En mi país de origen estuve trabajando como minero en minas de oro y allí hay mucha malaria. De hecho, me llegó a dar malaria ¡5 veces! Luego de la malaria, un mes después, te mandaban a tomar Invermectina para desparasitarte.

Ya con falta de oxigeno y queriendo evitar hospitalizar me tome otra vez Invermectina. 12 horas después desapareció el dolor casi por completo. Tome Loratadina, Salbutamol y Paracetamol pero seguía con la tos muy fuerte en las noches. Sobre todo cuando había frío, en esas noches no podía controlar la tos, al punto que me ahogaba al no poder respirar. Comencé a tomar Artemisa con moringa con té 3 veces al día y hice un expectorante natural con 400 gr (4 cabezas) de ajo machacado en un litro de leche. 2 días después comencé a expectorar poco: una secreción mucosa transparente. Ya llevo semana y media tomando estos remedios naturales y ahora expectoro de color verdoso oscuro y a veces boto esferas de moco muy compacto.

Esto es muy desagradable de leer, mucho mas de ver, pero me siento mucho mejor. A quien se lo pregunte, todos enfermaron. Al comenzar con la tos les di, invermectina todo esto en gotas de 6 mg por 1ml, una gota por kilo o talla. 2 de las niñas siguen con tos leve sobre todo en la noche a ellas solo le he dado Clembuterol jarabe, loratadina y paracetamol. A mas nadie en casa se le hizo la prueba. Esto ultimo por falta de dinero.

No les digo usen este medicamento solo es mi experiencia, siento que me salvó la vida, porque realmente mi condición iba de mal en peor. En el Hospital sólo me diagnosticaron bronquitis. Pero luego del Examen no volví al Hospital, realmente por miedo y porque allí vi casos horribles. Vi en primera persona gente con la enfermedad avanzada y por ello decidí usar Invermectina. Realmente es Horrible ver como se ahogan con su mismo aire. O con la falta del mismo.

Saludos espero les sirva de algo. (Aun sigo en cuarentena para no enfermar a nadie) El día de hoy 21-04-2020 reporto lo los síntomas disminuyeron en 90% aun tengo tos y dos de las niñas mas pequeñas, aunque la frecuencia bajo a una 20 veces por día. Nos seguimos cuidando y evitando contacto con otras personas. Malestar en el cuerpo, dolores de garganta y otros síntomas ya desaparecieron.

POST SCRIPTUM 26-4-2020:

Se anuncia un estudio científico que demuestra el acierto de esta inspiración divina del Pueblo.

Le daré infinitas gracias a Don Carlos Pichardo por haber pensado: Si la ivermectina me curó de la malaria, CAPAZ QUE TAMBIÉN ME CURE del SarsCov2. El pensamiento racional, yo mismo diría: ¿Cómo un medicamento antiparasitario podría destruir un virus? Tal vez una bacteria, pero, ¿un virus? El salto de una categoría mental a otra contigua, es algo bastante probable: Uno tiende a poner cosas del mismo tipo en cajones contiguos, lo mismo pasa con la mente. Pero el salto de dos categorías «reales», ya es jugar al «luche», «rayuela» le dicen los argentinos, el «tejo» en otras partes, de donde viene la frase: «Negociar con el tejo pasado», al referirse a pedir más de lo necesario, para que, al ceder, se obtenga lo necesario.

Volviendo al tema. Tal como dije en varias conversaciones, por el tamaño del virus y la importancia de su cobertura para el contagio, tal como han dicho en todos los medios, es casi una bacteria. Por lo que NO resulta tan descabellado usar los antimaláricos. Por lo tanto la pregunta sería: ¿Cuál? ¿Hidroxicloroquina o Ivermectia? Al parecer, como dijo un doctor, la guerra mediática sería un asunto entre Carteles, perdón, Laboratorios Farmacéuticos.

¿Sería don Carlos, un agente de algún laboratorio? Lo dudo. Su relato tiene ese “sabor a pueblo”. NO sólo su redacción es muy básica, sino que la manera de relatar los acontecimientos es algo desordenada y tiene mucha mención a remedios caseros, cosa que NO creo que haga un vendedor de remedios de alguna transnacional. Pero sin duda que lo más interesante de su relato, después de esa asociación mental del antimalárico con el SarsCov2 es la mezcla de ajo con leche. Más encima la cantidad. El ajor, entre sus múltiples propiedades, es un anticoagulante leve. Como he pude ver en el video de youtube donde, aparece en los comentarios, la tormenta de citoquinas, responsable del colapso pulmonar, también afecta la sangre, coagulándola. El ajo evitaría eso y por eso el hombre dejó de tener disnea, falta de oxígeno, porque se ha visto que una parte de esa falta NO es por la pérdida de capacidad de respiración del pulmón, sino porque el oxígeno NO puede ser aobsorbido por la sangre, ya que ésta se encuentra coagulada, con muchos pequeños trombos o uno grande que impide el paso de la sangre por las arteriolas que rodean al alvéolo.

.

EL CASO DE LA MUJER NORTEAMERICANA

Nota: Véase cómo en ella el síntoma es sanguíneo antes que pulmonar. Lo que en el caso anterior era lo segundo, acá es lo primero y más importante. Fíjese lo que dice del antimalárico que se ocupa en ella.

No sabía qué foto usar; esto era de la cama del hospital. Me he recuperado de Covid. Un compañero Imurgian me pidió que detallara mi experiencia. Esto va a ser largo. Me disculpo de antemano.

Tuve síntomas no tradicionales al principio. (dolor en las piernas, dolores corporales) Las cosas suceden rápido. Busque atención médica de inmediato. Para el contexto, soy una mujer de 37 años que vive en DC. Nunca fumador, sin problemas de salud importantes, aunque un poco pesado. Buena presión arterial, sin problemas de azúcar en la sangre. Estuve en un autoaislamiento voluntario en mi departamento durante siete días antes de tener síntomas. Todavía no tengo idea de cuándo / dónde contraje el virus. Mi último día en el trabajo fue el sábado 14 de marzo. No había salido de mi departamento en una semana sólida, cuando mis primeros síntomas ocurrieron el sábado 21 de marzo, en forma de dolor en las piernas. Me encogí de hombros como tal vez un síndrome de piernas inquietas. Después de todo, no había salido de casa en siete días, así que era bastante sedentario. El dolor en las piernas se convirtió en dolor de cuerpo completo para el domingo. Nuevamente, pensé, solo estoy rígida. Necesito hacer más ejercicio. En este punto, no tenía fiebre, dolor de garganta, tos, problemas respiratorios, ninguno de los síntomas para indicar Covid.

Los dolores en el cuerpo dificultaban el sueño, así que me sumergí en un baño caliente y tomé ibuprofeno. (Vengo de una familia de ibuprofeno, por lo que no tenía Tylenol a mano). Para el lunes, comencé a experimentar escalofríos y sudores de cuerpo completo (como, completamente empapado). Ahora sabía que algo andaba mal. Me puse en cuarentena en mi habitación (ya que tengo compañeros de cuarto), solo para estar seguro e investigé cómo hacerme una prueba. En DC, los requisitos para hacerse la prueba (en este momento; pueden haber cambiado) si tuvo que haber viajado fuera del país en los últimos 14 días, haber estado en un hogar de ancianos o haber tenido contacto con alguien que dio positivo. No califiqué para una prueba. Llamé a una línea directa de enfermería médica y describí mis síntomas, buscando una referencia para la prueba. Me dijeron que me pusiera en cuarentena, que me mantuviera hidratado y que vigilara mi temperatura.

El martes, desarrollé fiebre baja (101-102) y dolor de cabeza. Como había escuchado en las noticias que no se recomendaba el ibuprofeno, revisé mi temperatura cada hora más o menos, y lo manejé con duchas tibias. Llamé nuevamente para una referencia, pero fue denegada. El miércoles, mi fiebre llegó a 104. Mis globos oculares sintieron una presión extrema detrás de ellos. Nuevamente llamé para buscar pruebas, pero me lo negaron. Me dijeron que siguiera adelante y tomara el ibuprofeno para combatir la fiebre. La fiebre estalló el jueves por la mañana y me sentí mucho mejor. Los dolores y sudores se habían detenido. Todavía no tengo tos, secreción nasal, dolor de garganta, pero noté que no podía respirar profundamente. No me dolió, simplemente no pude hacer que mis pulmones se expandieran por completo. Pensé que había superado lo peor. El viernes, desarrollé una tos leve y noté que mi respiración se estaba volviendo superficial. Llamé de nuevo, describí mis síntomas y me pidieron que cruzara la habitación para ver si tenía algún problema con ese nivel de esfuerzo físico. Todavía podía caminar hacia la puerta sin ningún problema.

Me negaron (cuarta vez ahora) una referencia para la prueba. Me sentía extremadamente fatigado. Todo lo que quería hacer era dormir. El sábado 28 de marzo (una semana después de mi primer síntoma), descubrí que ya no podía hablar sin luchar por respirar. Dormí casi todo el día. Esa noche, volví a llamar para pedir una referencia, pero apenas podía pronunciar las palabras. Finalmente fui aprobado para la derivación y me dijeron que llamara al 911 para explicar que tenía síntomas de Covid. La ambulancia llegó a mi edificio en 10 minutos, pero pasó casi media hora antes de que apareciera el EMT, en un EPP completo de pies a cabeza. Él estaba probando mi nivel de oxigenación, que estaba en 90. (Por lo que explicó, cualquier cosa por debajo de 95 no es buena, y menos de 89 es realmente mala. Nuevamente, no soy médico, así que los profesionales médicos, no duden en corregirme).

La EMT me colocó en oxígeno con una cánula nasal, y me llevaron en ambulancia al hospital. En DC, hubo una rotación al aceptar pacientes de Covid, pero tuve suerte y me llevaron a un hospital muy elegante. En la sala de emergencias, recibí una cantidad impresionante de pruebas muy rápidamente. Escucharon mis pulmones, tomé radiografías de tórax, realicé un electrocardiograma, hice el hisopo nasal (en mi opinión, realmente no está tan mal). Me dijeron que mis pulmones se veían y sonaban bien, pero insistí en que podía decir que algo andaba mal con ellos. Mi corazón estaba acelerado. Me dijeron que tenía taquicardia, incluso si había estado recibiendo oxígeno. Le tomó a tres enfermeras un total de siete intentos de ponerme una varita de sangre, porque la sangre no dejaba de coagularse. Finalmente, una vez que pudieron extraer mi sangre, me colocaron una vía intravenosa y la enviaron para paneles y cultivos.

Ahora tenía un montón de venas reventadas de todos los intentos. El que finalmente tuvo éxito fue en un lugar incómodo en mi codo derecho, por lo que no podía doblarlo sin interrumpir la vía intravenosa. (Esto importará más tarde) Poco tiempo después, volvieron y dijeron que uno de los resultados fue elevado (un dímero D es como lo llamó la enfermera), y ella dijo que esto podría indicar una embolia pulmonar (coágulo de sangre en el pulmón). Luego me llevaron a una tomografía computarizada. A pesar de las radiografías limpias, la tomografía computarizada reveló que tenía neumonía en ambos pulmones. Me pusieron solución salina y antibióticos (vancomicina y zosyn) y me ingresaron en la unidad especial de Covid, aunque todavía esperaba los resultados oficiales de la prueba. (Los resultados positivos de mi prueba tomaron alrededor de 24 horas, pero creo que todos lo sabíamos en este momento). La unidad Covid parecía sacada de una película. Piso a techo de láminas de plástico con grandes señales de advertencia rojas. Todos los empleados se adaptaron con EPP completo.

El ala utilizada en este hospital era muy agradable: sospechaba que las habitaciones eran amplias y espaciosas, diseñadas para el lujo, pero que se utilizaban porque permiten un gran distanciamiento. El personal usaba múltiples pares de guantes, tenía que frotar adentro y afuera, y tuvieron que quitarse su equipo de PPE más externo (parecía un babero de cuerpo completo) cada vez que tenían que salir de la habitación. No se permiten visitantes. Domingo 29 de marzo. Eran las 7:00 de la mañana del domingo. Incluso con los medicamentos y el oxígeno, todavía tenía una frecuencia cardíaca rápida. El médico explicó que esto era preocupante, ya que no estaba mejorando el oxígeno. El médico me explicó el protocolo: me mantendrían con oxígeno (todavía estoy usando la cánula nasal), pero si no mejoraba, me transferirían a la UCI para la intubación.

Vi suficientes Scrubs para saber que no quería ser intubado, por lo que estaba feliz de seguir con el oxígeno regular por ahora. Me sentía completamente agotada y estresada, y ahora tenía amigos y familiares bien intencionados haciendo estallar mi teléfono con las mismas preguntas. (Tengo un gran círculo social: 4 hijos adultos, 10 hermanos, padres, amigos, colegas y estudiantes). Mi respiración aún era difícil, por lo que hablar era agotador. Y no pude doblar el codo derecho para sostener el teléfono debido a la vía intravenosa. Así que estoy enviando mensajes de texto para zurdos, agotados y enloquecidos. Le pedí a mi familia y amigos más cercanos que les dijeran a todos que simplemente no se contactaran conmigo, pero por supuesto, la gente no escucha. No pueden … están preocupados. Pero fue frustrante. El teléfono seguía sonando y todo lo que quería hacer era dormir.

Sé lo que estás pensando, solo apaga el teléfono o el timbre. Pero aquí está la cosa, porque es peligroso estar cerca de un paciente de Covid, los médicos me contactarían llamando a mi teléfono. Entonces no pude apagarlo. Además, mi familia se asustaría si no pudieran contactarme. Lunes 30 de marzo. Aquí es donde se pone pesado. El lunes por la mañana, mi estado no había mejorado. Todavía con antibióticos y oxígeno, y ahora con anticoagulantes Lovenox. Mi nuevo médico tratante (que supervisaría mi atención durante la semana) me explicó que quería probar la hidroxicloroquina. Ella admitió que era experimental y que podría tener efectos secundarios potencialmente peligrosos en mi corazón, pero que era el único medicamento adicional que se estaba probando en ese momento. Daba miedo, pero pensé, bueno, al menos saber cómo tratar un ataque cardíaco.

Entonces, acepté probar el medicamento. Sinceramente, desearía no haberlo hecho. Llegaré a eso más tarde. Ahora la parte realmente aterradora. Ella explicó que era probable que me enviara a la UCI para que pudiera ser monitoreada más de cerca. Allí, me sedan y me intuban. Si las cosas no salieron bien, Me trasladarían a Johns Hopkins en Baltimore y me pondrían un ventilador. Ella dijo que el 80% de los pacientes no salen del ventilador. Ella dijo que si las cosas van al sur, suceden rápidamente, y no podría hablar. Por lo tanto, debería ordenar mis asuntos. Ahora mismo. Esto me golpeó como una piedra. De repente no pude sentir nada. Hace apenas una semana, me dolían las piernas. Le dije que gracias por su franqueza. Lo dije en serio. Me quedé en estado de shock por unos momentos. Soy afortunado de haber asistido a la facultad de derecho y de haber tomado una clase sobre testamentos solo hace unos años, por lo que tenía una clara comprensión de lo que tenía que hacer.

Comencé un correo electrónico, enumerando toda la información de mi cuenta para mis activos: cuentas bancarias, ahorros, seguro de vida, etc. Ingresé a cada uno y me aseguré de que mis beneficiarios listados estuvieran actualizados. Entonces comencé una serie de llamadas telefónicas muy difíciles. [La siguiente parte no contiene información médica, así que siéntase libre de omitirla. Me parece que escribir esto es muy terapéutico, así que si pudieras consentirme.] Llamé a mi mejor amigo para pedirle que fuera mi contacto de emergencia y representante de las decisiones médicas. Sabía que podía confiar en él para comprender mejor y seguir mis deseos. Solo puedes nombrar a una persona, y no podría poner eso en mis padres. Pelearían por cualquier decisión que resulte en un mal resultado. Y tenían suficiente con qué lidiar. Todavía tengo tres hermanos menores en casa con ellos. Entonces pregunté por bestie (que también es mi compañero de cuarto). Más tarde me dijo que siguió a la ambulancia al hospital. Buen hombre.

Le expliqué la situación, mis instrucciones médicas y mis deseos para la disposición de mi cuerpo. Le envié el correo electrónico con las cuentas y cuidadosamente le pedimos que iniciara sesión en cada una para asegurar que tenía acceso. Luego le pedí que pagara mis facturas necesarias inmediatas: teléfono, etc. Fue una conversación sombría, y nunca sentí un mayor amor por él en la forma en que manejó ese momento. Fue muy fuerte y solidario. Luego llamé a mis padres. Les dije que era agotador hablar, así que solo tenían que escuchar. Le expliqué todo y les pedí que mantuvieran a raya al resto de la familia. No tenía la energía para seguir repitiendo todo. Mi madre estaba interrumpiendo toda la llamada. Mi papá simplemente dijo que entendía. Más tarde supe que después de esta conversación, mi padre salió y se afeitó la cabeza. Les dije que los amaba. Ahora con los asuntos personales manejados, pasé a los profesionales.

Llamé a mi jefe y le pedí que le permitiera a mi amigo acceder a todo lo que necesitaba. Ella aceptó rápidamente y dijo que manejaría todos los asuntos de informes de recursos humanos. Luego, comencé a llamar a mis acreedores, la escuela de derecho me puso en una deuda considerable, por lo que tengo bastantes tarjetas de crédito y préstamos. Llamé a mi primera compañía de tarjetas de crédito para solicitar una exención para el mes. Tan pronto como me enteré de que estaba en el hospital por Covid y que podría no lograrlo, me quebré. Esta fue la primera vez que lloré. El pobre representante de servicio al cliente, Allen, dudo que alguna vez olvide su nombre, fue tan compasivo y angustiado. Su voz se quebró cuando me aseguró que se encargaría.

Hice llamadas similares a todas y cada una de las cuentas de la deuda, quienes, gracias a Dios, fueron extremadamente rápidos en aceptar renunciar a los pagos, y todos me desearon lo mejor. [Volver a las cosas médicas] Esa noche (lunes), Se tomó el primero de muchos electrocardiogramas. Eso sí, todavía estoy tomando oxígeno, anticoagulantes, antibióticos, un inhalador de albuterol y solución salina IV. El oxígeno constante ha secado mis senos completamente, mis labios están hinchados y agrietados. Desearía tener un chapstick. La piel en el techo de mi boca comienza a desprenderse. No es doloroso, pero es preocupante. Tomo mi primera dosis de hidroxicloroquina, en tabletas, dos veces al día durante cinco días.

Aunque me advirtieron que podría afectar mi corazón, no me dijeron (pero ahora sé) que también puede causar alucinaciones y pesadillas. A las 2:00 am, me levanto sintiendo una extraña ola rodando lentamente por mi cuerpo, comenzando a mis pies. Se siente como si estuviera perdiendo gravedad; como si me empujaran hacia arriba. Eso. Es. Espantoso. Más allá. Palabras. A medida que el sentimiento se eleva y alcanza mi pecho, mi corazón se golpea DURO. Me siento como una gota La ola cesa. Lógicamente, sé que no estoy empezando a levitar, pero realmente se siente así. Luego, después de unos momentos, la ola comienza de nuevo. ¿Es esta mi alma dejando mi cuerpo? ¿Es así como se siente morir? No soy una persona religiosa (mucho para respetar lo que cada uno de ustedes cree). Pero no puedo entender lo que me está pasando. Me siento mareado, ligero y asustado y me duele cada vez que la ola llega a mi corazón. Llamo a mi mejor amigo y dejo lo que tiene que ser el mensaje más triste en su correo de voz. Le agradezco su papel en mi vida, y luego empiezo a dejarles un mensaje a mis hijos para hablarles sobre la muerte. No quiero que se asusten, y quiero que sepan que los amo.

Hay un hermoso discurso en el episodio final de The Good Place que trato de parafrasear, para ayudarlos a tener una referencia para su dolor. Unos minutos después de este mensaje, mi amigo me devuelve la llamada. Le digo que siento algo extraño, y que podría ser el final. Lloramos juntos y nos quedamos hablando por teléfono durante las próximas dos horas. La ola continúa regularmente, pero todavía estoy aquí. Descubro que si me concentro, puedo ‘cerrar’ la ola antes de que llegue a mi pecho (similar a cómo puedes hacer que tu presión sanguínea se precipite detrás de tus tímpanos, luego detente, si eso tiene sentido). Todavía hace que mi corazón salte, pero no es tan malo. Finalmente, exhausto, le digo adiós a mi amigo y me voy a dormir. Tengo pesadillas vívidas y aterradoras sobre eventos extremadamente específicos en mi vida temprana.

Martes 31 de marzo. Me despierto. Una enfermera me está conectando a un electrocardiograma. Estoy muy agradecido y sorprendido de estar despierto. Esta será la rutina para la próxima semana. Temprano en la mañana EKG (4:00 am), extracciones de sangre (aún muy complicado debido a la sangre espesa, tienen que usar compresas calientes y un buscador de venas, una pequeña herramienta ingeniosa), inyector de anticoagulante, rotaciones de antibióticos por vía intravenosa, una llamada o visita con el medico Le explico al médico la sensación de onda, y esta nueva sensación como si mi corazón se agitara o se agitara. (He sido electrocutado dos veces en mi vida, y es una sensación muy similar. Como si tu corazón fuera un pez dorado que está dando vueltas por un tiempo).

Ella piensa que es de la hidroxicloroquina. Ella dice que vigilaremos mi corazón. Tengo náuseas y estoy extremadamente fatigada. Duermo la mayor parte del día. Cada vez que me dan la vancomicina, me siento un poco mejor. Todos los antibióticos han diezmado cualquier bacteria en mi sistema, por lo que las deposiciones son líquidas. Han pasado días sin ducharse o lavarse los dientes, pero nada puede sobrevivir a los antibióticos, así que me siento extrañamente limpio. Los dientes se sienten suaves como justo después de un dentista. Me dan un espirómetro para hacer ejercicios de inhalación. Incluso puedo mover la pelota en la posición más baja. Miércoles. Repetir. EKG La sangre dibuja. Disparo. Más medicamentos Dormir. Esa es mi semana Cada día, sintiendo un poco menos de fatiga. Recibo una llamada de mi seguro, asegurándome que cubrirán la estadía en el hospital. Esto es un alivio.

Recibí una llamada de un experto en enfermedades infecciosas en Johns Hopkins. Ella encuentra mi caso fascinante, porque no tengo problemas pulmonares previos y nunca he fumado nada (me preguntaron esto repetidamente durante mi estadía), por lo que está interesada en ver las cicatrices en mis pulmones en unos pocos meses. Estoy feliz de ayudar a la comunidad médica a conocer este virus, así que estoy de acuerdo en estar en su estudio. Jueves. Repetir. El corazón todavía gira allí, todavía tiene pesadillas, pero la respiración está mejorando. Ahora puedo controlar completamente la sensación de «ola», y el medicamento contra las náuseas hace que desaparezca por unas horas. Puedo mover un poco la bola del espirómetro (pero todavía no hacia arriba). Mis niveles de oxígeno están mejorando. Comienzo rotaciones cortas del oxígeno (una hora de descanso, de nuevo por cuatro horas).

Viernes. Repetir. EKG ahora dos veces al día. Están preocupados por los problemas prolongados de QT (no entiendo completamente esto, solo sé que tiene que ver con mi circuito cardíaco). Me sacan de la vancomicina. Ahora puedo estar sin oxígeno por algunas horas a la vez. Sentirse mucho mejor Justo antes de mi última dosis de hidroxicloroquina, el médico ordena que se detenga y viene a hablar conmigo. Ella está preocupada por mi corazón pero no puedo saber si el medicamento me está ayudando o me está haciendo daño. Discutimos las opciones y decidimos terminar el medicamento. (Completamente, el protocolo hará que mi caso sea útil en los estudios; terminarlo temprano podría afectar su utilidad, por lo que acepté terminarlo).

Sábado. Me quitan el oxígeno por completo (quieren 24 horas libres de oxígeno para descargarme). Tomo mi última dosis de hidroxicloroquina. Me han dicho que tiene una vida media larga, por lo que espero los efectos residuales por un tiempo. Puedo respirar por mi cuenta con éxito durante todo el día. Me darán de alta mañana. Tengo miedo de irme a casa; Soy un peligro para mi familia. Le explico esto a una enfermera (mi favorita, a quien no nombraré) porque me ofrece tres máscaras adicionales para los miembros de mi familia. Chico impresionante. Aunque todo el personal médico tiene instrucciones de no tener ningún contacto innecesario con los pacientes de Covid, antes de irse, me ofrece un golpe de puño enguantado. Ese simple acto de contacto humano fue tan significativo. Pasarán meses antes de que pueda tocar a otra persona. Domingo 5 de abril. Me recetan otro inhalador de albuterol, una semana de antibióticos orales, me aconsejan que no beba alcohol ni cafeína, y que haga mis ejercicios con espirómetro. Me dijeron que debo ponerme en cuarentena durante dos semanas adicionales sin contacto, luego distancia social durante seis semanas más después de eso.

Sinceramente, No saben cuándo no será contagioso. He leído muchos artículos sobre las tasas de transmisión viral y los plazos y la comunidad médica aún no lo sabe. En tres semanas me dicen que puedo donar plasma para ayudarlos a estudiar los anticuerpos contra el virus. He marcado mi calendario para esa fecha. Estoy dado de alta. Me llevan a casa en ambulancia, porque todavía no puedo estar cerca de personas. Tengo que notificar a la agencia de DC Health y al administrador de mi edificio. Recibiré consultas de ambos sobre actualizaciones de estado. Pasé las siguientes dos semanas en mi habitación, y me dejaron comida afuera de la puerta. El pasado lunes 20 de abril fue mi marca de dos semanas para la cuarentena. Me pongo la máscara, me lavo las manos a fondo y entro en la sala para ver a mis compañeros de cuarto. Los saludo desde el otro extremo de la habitación. La vida vuelve a la normalidad. Puedo respirar fácilmente ahora. La fatiga, las pesadillas y los problemas cardíacos disminuyeron lentamente, pero parecen haber terminado ahora. Estoy extremadamente agradecido con toda la comunidad que trabajó duro y arriesgó su salud para mantenerme con vida, desde el personal médico hasta los custodios, los trabajadores de las tiendas de comestibles y los camioneros. Gracias a todos desde el fondo de mi corazón.

Sé que esto fue ridículamente largo. Gracias si llegaste hasta aquí. No dude en hacer cualquier pregunta. Estar a salvo y estar bien. Jenn

Edit: O_O más viral? Estoy humilde y asombrado por esta respuesta. ¡Gracias por todas las amables palabras y compasión! Edición 2: FP ?? Un agradecimiento a Brownsugga por animarme a publicar la historia. No tenía idea del impacto que tendría. ¡Gracias a esta increíble comunidad! Tratarnos con amabilidad y compasión. Estamos todos juntos en esto. Los amo a todos ustedes. Edición 3: esto es increíble. Estoy abrumado. Olvidé muchos detalles porque pensé que ya era demasiado largo, pero para responder algunas de las preguntas más comunes: 1. Aunque no puedo saber con certeza, mi instinto es que la hidrocloroquina no me ayudó médicamente. Pero ese es un punto de vista subjetivo. 2. Sí, tengo 37 años y tengo cuatro niños de entre 25 y 18 años. Sé que las matemáticas parecen estar mal. No son mis hijos biológicos. Son los hijos de mi mejor amigo, lo ayudé a criarlos. Son míos de cualquier otra manera. Los ayudo a aprender a leer. Enseñó a cada uno de ellos a conducir. Ellos son mi corazon. Basado en numerosas sugerencias, creo que trabajaré en una cuenta más detallada y tal vez la envíe para que se publique para una circulación más amplia. Me sorprendió ver cuánto personal médico quería escuchar esta historia, escuchar acerca de un buen resultado. Yo no puedo dar gracias a todos lo suficiente. Jenn

Hipótesis de Trabajo

Le creo a ambos. Ivermectomia 1, Hidroxicloroquina -1.

La única duda que me plantea el relato de don Carlos es: ¿Por qué NO dio el medicamento a sus hijas? ¿Cuáles son las contraindicaciones? ¿Serán las mismas que relataba Jenn acerca de la Hidroxicloroqina? Si hacen pasar fuertes taquicaradias y alucinaciones,

Segundo round de preguntas: ¿Por qué será que al averiguar más sobre ese medicamento, me entero que NO HAY stock de él en todo Chile? Si fuese un asunto de carteles farmacéuticos, el medicamento debería estar disponible, para así aumentar las ventas.

Aquí dos notas de prensa acerca de la ivermectina:

https://as.com/diarioas/2020/04/04/actualidad/1586005290_598889.html

https://clustersalud.americaeconomia.com/farmaceuticas/farmaco-antiparasitario-logra-matar-al-coronavirus-en-48-horas

UN VIDEO AMIGO

LA ÚNICA CURA PARA EL SARSCOV2 ES LA PREVENCIÓN.

Me recuerda a un pensamiento de Huxley, en el cual dice que el miedo va desalojando progresivamente todo aquello que nos caracteriza como humanos, hasta expulsar la misma humanidad de nosotros.

.