Seleccionar página
Dedicada a mi amigo del alma Carrizales.

Como voy a morir dentro de poco, me permitiré una licencia poética: improvisaré sobre un tema musical.  ¿Qué será de ustedes sin mí?

Cuando lo conocí, sentí una brisa cálida y sosegada. Tranquila, profunda y misteriosa, de esas que anteriores a la tormenta.   Algo que NO sentía desde 1992, cuando crucé por primera y última vez el Ecuador, en esta encarnación.

Nadie imaginaría qué es lo que me sorprendió de él: Después de él mantener distancia y observación (yo jamás me preocupo de esas cosas), coincidimos en el mismo asiento del bus que nos llevaba de un pueblo a otro en el místico valle del Elqui.

NO fue una tormenta, apenas un par de preguntas como ganchos al hígado, que dejan sin aire al cerebro.  En esas preguntas y respuestas el, entonces futuro de Venezuela, se visualizó entero.   Él me dijo: «Jamás te escucharía, es demasiado soberbio».

¿Qué me fascinó de él, para entreverarnos en los intestinos de la Reality?

Básicamente que se haya dado cuenta, por sí mismo, a partir de las implicancias de mis diversos estilos literarios,  que soy el único tipo capaz de asumir la complejidad el Mundo, hasta el punto de desatar el Nudo Gordiano sin necesidad de cortarlo.  Su preguntas fueron, a la vez, la prueba de diagnóstico y S.O.S. de alguien en una encrucijada Histórica.

Imagínense que alguien destinado a protagonizar la Historia Universal, reconoce en ti la capacidad de entenderla, es decir, de verla desde fuera, para ver sus engranajes fundamentales y pide orientación y confirmación de sus más íntimos presentimientos.  Sentí sobre mis hombros, millones de vidas, por lo que en mis respuestas iba resumida la Sabiduría de mis innumerables maestririjiYOs acumulados en más de 2500 anos de Historia.

La Historia podría resumirse en estos dos factores:
1.- La Profundidad de la Creencia, lo que llamamos Fe.
2.- La Amplitud «Mental» de la Visión, el malabarismo arquitectural de ideas y conceptos .

El primer factor determina la Fuerza necesaria para NO ahogarse ante las adversidades de la vida.

El segundo factor determina la capacidad de tomar la mayor cantidad de vectores de lo que llamamos «Reality», para organizarlos en función del sistema complejo que llamamos Seres Humanos (esa rareza cuática entre individuo y hormiguero social)

A mi amigo hacía notar que había mucha fe, como corresponde a un pueblo sano, pero sus autoridades carecían de la amplitud mental necesaria para contemplar en sus planes la suficiente cantidad de elementos del sistema altamente complejo que llamamos Mundialización.

Medio en broma, medio en serio, le dije que podría asesorarlos, para que cachen por donde va la micro, pero me miró triste y me dijo: «Aunque seas un genio, jamás te oirán, porque Chávez se cree más inteligente que todos».

Ahí le dije: Va a pasar lo mismo de siempre, una mediocre burocracia intentará dirigir el Proceso, en nombre del «Padre de la Patria» (el inevitable Culto a la Personalidad Patriarcal), en vez de «acompañarlo», convirtiéndose, a la corta, en su tapón y NO impulsor.

El Estado Subsidiario Neoliberal, por el contrario, acompaña muy bien El Proceso globalizador, pero se equivoca en diagnosticar que ese sea El Proceso que hay que acompañar.

Como puede apreciar, estimado lector (ironía), hemos regresado, por otros medios, al sempiterno dilema de los Fines y los Medios.   El Estado revolucionario traiciona metodológicamente los fines de la Revolución y el Estado neoliberal traiciona el Verdadero Proceso para el cual fue formulada su metodología.

¿Por qué? Zencillo: El Efecto distorsionador del Poder.  Como dijo César Augusto: EL Poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.
A lo que debemos complementar con al adagio inmemorial: El Problema NO es del chancho, sino de quien le da el afrecho. El arcano círculo vicioso del Sistema Patriarcal.  Pero eso lo dejaremos de tarea para la casa y lo veremos otro día, si es que aún sigo vivo.