Seleccionar página
NO soy el único…
Lo que dicen los reales Luchadores por la LIBERTAD.

Todos los analistas pencas dicen que el hilo conductor de la elección de trumpeta y el Brexit es el rechazo a la globalización. Es tan patente esa motivación (ver la película BREXIT) que NO puede ser otra cosa que la superficie del hilo de Ariadna, dado que la Globalización NO es más que otra cara de la Auschwitzinación de La Humanidad y El Pobre Planeta.

En 2015, cuando leí un artículo en Le Monde Diplomatique donde aparecía la siguiente frase, extraída de “Der Spiegel”: “Alemania acaba de ganar la la 2 G. M”, me caí de poto. ¡NO lo podía creer!

Tras la apabuyantes derrotas personales de 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, me había desconectado de los noticieros. La depresión me había agotado la vida. La derrota griega ante Alemania, me aclaró: lo que NO pudo la Guerra, lo pudo la Economía. Para llegar a esa conclusión es necesario conjugar dos axiomas de diferente origen. El ya clásico “La Guerra es la continuación de las transacciones políticas, contaminadas de otros medios”, del otro Carlitos, Von Clausewitz; con el del Padrino 3: “El dinero es como las armas, hay que saber cuándo dispararlas”. Las cuales deben ser cocinadas en el crisol del más famoso de los Carlitos, el Marx: La Política es la continuación de la Economía.

Merkel había logrado lo que Hitler NO: apoderarse de Europa sin un tiro. Entonces me dije, si seguimos esa lógica, ahora es el turno de Inglaterra, ya que Francia NO cuenta desde el fracaso napoleónico y el resto es relleno. ¿Qué harán, cómo contestarán, cómo se opondrán a la hegemonía teutona? Como NO se me ocurrió nada y acá la humillación griega NO fue tema y nuevamente las nubes negras de una nueva tragedia personal se asomaban por el horizonte, tuve que ocuparme de subsistir en la Zona de Sacrificio llamada Ventanas.

Años después, el 2018, me enteré de algo llamado BREXIT. Ahí estaba la respuesta a mi pregunta. La única manera de escapar al dominio alemán, era asumir el costo de retirarse de la UE. Inquiriendo algunos detalles, vi que era casi un suicidio económico, una decisión irracional. ¿Por qué? Eso sólo lo pude saber gracias a la película homónima y mi intuición estaba en lo correcto: Era su Día de la Independencia.

Hace pocos días, en un programa de HBO se sorprendieron de que la gente encarase sus efectos nocivos, los cuales NO habían sido advertidos por los promotores del BREXIT, con la misma convicción conque habían enfrentado el famoso “Blitz” alemán de la 2 G. M. Lo más diegético fue que dicho programa terminó con una parodia al famoso discurso de Churchill de luchar en el mar, las playas, los cerros, el cielo, etc. del Winston y, para colmo, exhibieran la película “Las Horas más Oscuras” a continuación, para ahondar en el espíritu “separatista” británico.

Si durante la primera Segunda Guerra Mundial la conquista de Grecia había sido la previa para la invasión de la Madre Rusia, el Brexit viene a ser el “sobrevivir” al Blitz algo tardío. La pregunta del millón es: ¿Seguirá el mismo libreto el Inconsciente Colectivo?

Como dijo el tercer Carlitos, Gustavo Jung: “NO se hace consciente imaginando seres de luz, sino llevando luz al inconsciente”. Pero, dado que el triunfo del BREXIT es prueba de la irracionalidad humanoide, ¿a alguien le importará saber lo que hay detrás, eso mal llamado “verdad”?

Pero esto NO es todo: Si a esta analogía con la 2 G.M. le sumamos la conspiranoia del “Gobierno Mundial”, ¿qué resulta? El más grande experimento social desde la invención del sistema patriarcal. La carestía que vivirán los ingleses medios y pobres (los ricos jamás sufren), digna de la 2 G.M., será el ejemplum crucis de la consecuencia de rebelarse contra la globalización neoliberal forzosa de las décadas de los 80 y 90.

El argumento NO puede ser más claro: Si a ellos, nación del supuesto Primer Mundo, le pasó lo que les va a pasar: Hambre y Muerte por atascamiento de los camiones en las aduanas, imagina lo que te pasará a ti, Estado fallido del Tercer Mundo (¿Venezuela?), si intentas independizarte de nosotros, los amos.

La única solución a tanta imbecilidad es el Estado Mundial. ¿Verdad?
Esta es La Verdadera Transversalidad de los últimos 80 años. Parafraseando la película del momento, todavía NO hemos visto “Las Horas Más Oscuras” y saldrán de ellas más que esclavizados, porque pisotearon al mejor hilvanador de palabras del Neo siglo.

Mientras tanto, Chile es quemado, pero Piñera considera que es más importante que él esté llevando una cajita de alimentos que apagar los múltiples incendios que asolan el que se supone que es su país. A veces creo que es el Presidente en el Exilio de Venezuela. Es como si trumpeta estuviese en el paralelo 31, con una cajita de alimentos en las manos, para que NO mueran niños norcoreanos, mientras USA se viene abajo.