Seleccionar página

A raíz del comentario al Homenaje de Krassnof hijo a Krassnof padre y los “Overoles Blancos” aparecido en este video: https://youtu.be/mQQMrsJ9SD8

Soy el noveno! (Suena a película clase B)
Definición de Homenaje:
1.- Demostración pública de admiración y respeto hacia una persona.
2.- Juramento solemne de fidelidad hecho antiguamente a un rey o señor. Origen: Préstamo (s. XII) del occitano antiguo omenatge, derivado de ome ‘hombre’ en el sentido feudal de ‘vasallo’. De la familia etimológica de hombre (V.). El comentario me salió demasiado largo. Si quieren pueden leerlo en www.importanciadevivir.com (Fin de cita)

El Hijo hace una demostración pública de su amor por el padre, entendible y esperable.   ¿Qué hijo NO homenajearía a su padre?   Hasta yo lo he hecho.   Es más, lo raro y malo sería que NO lo hubiese hecho.   Está claro es fue un homenaje personal, NO oficial ni “institucional”.   Pero esa misma “espontaneidad” (lo contrario a “oficialidad”) me provoca Dos Pensamientos: ¿En verdad NO lo vio venir el Ejército? ó, pero aún, ¿se hicieron los tontos?   Mal por nosotros, sus rehenes, porque me obliga a otros Dos Pensamientos.

Como ven, ambas opciones son malas. Tanto si se les pasó colado el discursito de Amor del Hijo al Padre (por lo cual debería ser crucificado, si somos leales al Cristianismo); como si NO se les pasó, sino que sabían “DESDE EL COMIENZO DE LOS TIEMPOS” lo que sucedería si dejaban un micrófono en manos de aquel hijo y dejaron que acaeciese, como maniobra indirecta, dado que les otorgaba la coartada intelectual del https://youtu.be/CetuLo22cVs, para cubrir las apariencias, permitiriéndoles crucificar al Hijo, en medio de la batahola mediática.   De esta manera lucirían más limpios, al desechar al mugroso hijo que utilizó La Institución, para sus personales y egoístas fines.

Lo peor de todo es que esa segunda opción resulta ser la menos mala, porque si realmente “NO pudieron preveerlo”, este “incidente” sigue la línea a otro “incidente” más antiguo, más famoso y mortal.   Apuesto que ni imaginas cuál es: ¡La Masacre de Antuco! ¿Por qué?   Ambos hechos contarían con el siguiente hilo conductor: La Absoluta incapacidad de previsión de las consecuencias de los más mínimos actos y sus consecuencias.   Un ejército que incapaz de prever los acontecimientos, es un ejército que pierde antes de batallar, parafraseando a Sun Tzu y Von Clausewitz.

Esto nos revela que somos rehenes del Ejército: Es preferible un Ejército “Deliberante” a un ejército “imbécil”. Fin del Pensamiento Primero.

Pensamiento Segundo.

La ira de los overoles blancos se produce ante la impotencia de ver cómo son desperdiciadas las oportunidades de hacer una nación desarrollada y como TODOS, ¡Absolutamente Todos se conforman con las ya nombradas APARIENCIAS de las cosas, en vez de la Realidad de las cosas!   Sólo en el crítico asunto de la Educación basta recordar la legendaria fotito con “las manos arriba” de la traidora Bachelet, junto a los momios, diciendo: ¡Hemos mejorado la Educación! ¡Hace 12 años!
Ante esa Reality: Ver que lo único que hacen TODOS los desgobiernos son meros montajes mediáticos, sólo la desesperación de verse presos en una sociedad, un país, donde no importa lo que quieras o pienses ni digas. Un país que jamás dejará de ser excluyente, segregador, clasista y xenófobo.
A muchos nos dijeron: “Uds. son el futuro”. Pero El Futuro, como “la alegría” del Plebiscito, nunca llegó. Esa experiencia social permeó desde su nacimiento a estas generaciones, volviéndolas apáticas (por eso NO vota, por la decepción aprendida de sus padres engañados por los cantos de sirena de la Concertación 1, 2 y 3). Es la desesperación ante el hundimiento del Titanic que ha chocado contra todos los icebergs internos (Desfalcos del Estado por parte de las FFAA) y externos (crisis económicas mundiales) y que nadie quiere ver. De los cuales Ud. ha despuntado algunos síntomas, siendo el decisivo La Mediocridad.
La diferencia entre ellos y mi generación (la de los ’80s), es que nosotros creímos en las vagas promesas de “desarrollo” que nos daba la Democracia recién “recuperada”.   Agachamos el moño, ante sus sabios consejos y veladas amenazas: nos rendimos antes de comenzar, nos deprimimos.   Los actuales “montaron en la yegua cólera” y se estrellan contra El Muro (a lo Pink Floyd), intentando, vanamente, NO convertirse en “Another Brick in The Wall” https://youtu.be/YR5ApYxkU-U.   La película basada en dicho disco rock es decidora del momento que vivimos, porque siempre vivimos 40 o 50 años atrasados con respecto a las metrópolis.   Superficialmente compartimos modas y electrónica, pero mentalmente siempre vamos a la siga, como el perro de su amo.  Nunca hubo tal INdependencia, tan sólo cambiamos Madrid por Londres; luego por Washington DC. y ahora por Beijing.
Cuando alguien tiene real afán de Libertad, de ser uno mismo y nace en medio de una nación de esclavos sólo tiene dos opciones: siente ira o se deprime. Ellos optaron por la ira, porque la ira es movilizadora, la depresión es inmovilizadora.   El credo es secundario, porque flota sobre el mar emocional de la eterna frustración de los creyentes en las promesas sobre el futuro que nunca llegará. Como dicen en Argentina, cambiamos futuro por pasado.   Ese es el problema de ser creyente: Uno les cree a los mayores todos los cuentos y promesas de un país desarrollado e inclusivo.   Cree que NO debe protestar, que ellos se harán cargo de todo, porque ellos Saben, ellos tienen la experiencia para realizar los cambios.
De la inminencia del “Cambio” pasamos a la paciencia; de la paciencia a la espera esperanzada. Pero pasan las décadas, lo único que cambia es que nos volvemos viejos y nada sustancial cambia. Sólo maquillan el cadáver de lo que alguna vez pudo llegar a ser una nación.   El cadáver de la Esperanza es la Desilusión, el caldo de cultivo de la Depresión.  Recuerdo El Epílogo sobre el alma Desilusionada, escrito por el Viejo Pepe, un filósofo de lo más facho que hay.   Un hermoso texto acerca de porqué y como toda sociedad sólo puede irse a la cresta y a él me remito, para todos los imbéciles que creen que estas ideas son de izquierda. http://meditaciones.org/el-ocaso-de-las-revoluciones-y-epilogo-sobre-el-alma-desilusionada/

NO por nada Chile (“EL Mordor del Neoliberalismo Absoluto”, como dijo “VisualPolitik” https://youtu.be/in_CUi_cf_Y) es el país que más consume antidepresivos NO recetados.   Donde las distonías emocionales y las enfermedades mentales campean aún más que en los países vecinos, incluso desarrollados.

Mi padre como buen instructor electromecánico, me dijo una vez: Un fusible tiene por única misión el fundirse, para salvar el resto del sistema llamado el circuito eléctrico. Nosotros, los creyentes somos los fusibles de toda sociedad. Nos quemamos, de las más diversas maneras, en pos de sueños incubados por nuestros mayores, de ideales que jamás tuvieron oportunidad de ser realizados. Yo en mi depresión, ellos en su violencia, al final, siempre somos desechados por “funestos”, por ser el recordatorio de que “las cosas NO están bien”, peor aún, “nunca han estado bien y nunca lo estarán”. Los fusibles estamos para que los cortocircuitos NO quemen todo el sistema, pero eso NO implica que NO hayan chispas y algo de fuego.
Tal como Pinochet justificó El Golpe de Estado con la Misión de Abortar la Guerra Civil en ciernes, piense ud. estimada lectora, que el aborto es la mejor manera de controlar todos los males sociales.   El sólo hecho de abortar, permite ahorrar en Salud, Educación y Vivienda, haciendo que el Estado pueda enfocarse en su labor subsidiaria del Mercado, para que se expanda eternamente, hasta que la finitud del planeta lo impida, es decir, el próximo año.

Algunos artículos que estaba leyendo mientras escribía esa crónica emocional-social:
https://actualidad.rt.com/actualidad/292130-trump-entrevista-cbs-momentos-destacados?utm_source=browser&utm_medium=push_notifications&utm_campaign=push_notifications

https://actualidad.rt.com/actualidad/292006-burbuja-explotar-espera-crisis-peor-economia-global

https://actualidad.rt.com/actualidad/292023-comandante-guardia-costera-eeuu-advertir-guerra-pesca