Seleccionar página
Como dicen los enfermos de cáncer terminal: El último día bueno.
De un accidente tonto murió el notebuk k tan generosamente me había regalado mi dulce hermana, llevándose 
con su hundimiento el trabajo de varios años de escritura de textos que esperaban mi muerte para ser 
estrenados en suciedad.
Perdida la última esperanza de mi vida, mi cuerpo se desmorona, mi AT field ha caído.
Los ángeles cuentan los segundos cósmicos que restan de mi regreso a la nada.
Ha sido una desgracia, chinos y yankis los desgraciarán a todos... pero ya no estaré, algún alivio que sea.
¿Para qué Dios, en su Omnisciencia y su Infinito Amor me hizo PoetirijiYa en un Mundo que se limpia la raja 
con Eya?
Iré e preguntárselo cara a cara.