Seleccionar página

¿Será necesario decir que después de lo que dijo sobre Lady Day, dejé de verlo, porque NO tenía nada que decirme?

Comentario que escribí debajo de ese video, en caso de que lo borren.

El Problema de Lafourcade es que NO convirtió Palomita Blanca en una Saga. Habría sido una especie de «Crepúsculo» setentero. El problema de Lafourcade es el problema de todos los artesanos: le faltó visión. Baradit escribe como el orto, leí 2 páginas y no pude seguir leyendo, pero en esas dos páginas se intuía un mundo, que tampoco me interesó, porque el mío es mejor. Por otra parte, la novela es el género literario burgués, por lo que está demasiado sobrevalorado, como las bolsas de comercio, que lo canibalizan todo. Personalmente lo considero una pérdida de tiempo.

Se autodescalifica al hablar así de Lady Day. Nunca fue vaca sagrada, sino todo lo contrario. La Gran Vaca Sagrada del jazz es Louis Amstrong y Ella Fitzgerald. Ellos tuvieron todos los premios, la fama y el dinero, porque vaca sagrada es un estatus que se goza en vida. Lo que usted confunde gravemente en el caso de Billie Holiday es el resultado de un rescate histórico y de la comprensión de la esencia del Jazz, que ella encarna. Fitzgeraldl, a pesar de su impresionante registro vocal, NO. Autofail que me ayudó a comprenderlo: es daltónico. Es imposible que vea algunas cosas, que es lo que sucede con todos los artesanos. Gracias.

Comentario a mi comentario:

La mente es como la visión. Existe la normal, que tiene un gran rango de percepción y una capacidad para hacer distinciones más o menos fina. Al igual que la visión, presenta ciertas condiciones subestándares, ya sea en la profundidad de su enfoque (miopía versus hipermetropía), como la percepción de los colores (daltonismo).

Es como el aire, NO se ve, pero se percibe. Si NO percibe por sus propios medios la metafísica diferencia entre los artistas como Billie Holiday y los artesanos como Ella Fitzgerald, ni Dios se la haría comprender. Eso habría sido humillante, para él, de haberlo escrito en su muro. Pero lo digo acá, para que quede constancia que ese daltonismo en la apreciación de la vida, que se hace evidente en la apreciación del Arte, es pandemia. Mis ex amigos la padecían y es lo que terminó obligándome a retirarme. Como dicen los Zen: Es algo que NO puede enseñarse, pero sin embargo, se puede aprender. Esa paradoja es la que me separa de todos los demás: NO hay otro como yo y esa soledad asfixia de tristeza, es la saudade que mata el alma.