Seleccionar página

.

.

Para el Ejército Rojo que nuevamente está sitiando Berlín, para librarnos de los nazis.

.

.

.

EL DESTINO DE LOS PUEBLOS PATRIARCALES ES LA EXTINZIÓN

.

– Kant dice que los alemanes están destinados a recoger y combinar lo bueno de todas las naciones.

+ ¿Tendrían ustedes razón si nos fusilaran a todos?

– No queremos fusilar a nadie.

– Quizá no se dé usted suficiente cuenta de lo irresistible que era el nazismo. Quiero decir irresistible en el marco de la historia alemana. Usted ha citado a Kant, entienda que su pensameinto ha sido deformado. El imperativo categórico: obedecer a cada orden, a cada deseo de la superioridad, lo tenía imbuido este pueblo mucho antes de Hitler. (Si reemplazas Hitler por Piñera, cuadra).

– La idea de que en eso residía nuestro más alto deber. El resultado de eso fue sólo un aumento de nivel, una obediencia delirante cultivada articifialmente. Y el resultado de tanta obediencia y humillación fue una explosión de sadismo. Un fenómeno. Nuestra historia ha sido destruida como la de ningún otro pueblo…()

– Pero, lamentablemente, la cultura está siempre expuesta a esos procesos naturales, por lo menos en Alemania.

Vendrá gente capaz de cambiar la situación.

En eso se nota que es usted alemán, en la fe, en el idealismo innato.

En ruso le contestaría lo siguiente: a un mal bailarín siempre le estorban sus pies.

Cada Pueblo tiene su destino, te horrorice o NO, es siempre el mismo, NO se lo puede entender, sólo interpretarlo.

Estoy muy contento de poder hablar al fin con una persona culta sobre todas estas cosas.

La pregunta es, sin embargo, si nosotros, incluso usted, podemos influir en la marcha de la Historia. (Olvidó mencionar al siguiente Gran Filósofo alemán, después de Kant: Hegel) Piense en la Guerra, quizá es un problema antropológico.

NO creo que tampoco ustedes tengan éxito con este país, vive en su propia constelación.

Al final de cada época, predominan los fracasos y la Historia vuelve al ritmo de los tiempos remotos.

(Esta idea me recordó a lo dicho por el Biejo Pepe en su ESQUEMA DE LAS CRISIS HISTÓRICAS. El imperio romano NO lo botaron los bárbaros alemanes, sino que se autofagocitó en dos siglos de Crisis Económicas, ver la crisis del siglo 3, e interminables guerras civiles, cada vez más estúpidas y egoístas y de conspiraciones palaciegas, como nuestra política hace 47 años).

Para un hombre profundo hay una maneta de soportar la existencia: Una cierta dosis de superficialidad, sumada a una inteligencia flotante, que sea capaz de introducirse entre las fuerzas que luchan dinámicamente.

(Al final de toda Era, ya NO hay filósofos, salvo el último, como Marco Aurelio o yo. Sólo hay sofistas como los que PREJUICIARON a Gino Lorenzini)

.

.