Seleccionar página

Ahí encontrarán la versión original de este comentario, que desarrollo en profundidad acá.

La guitarra parecía un track demo de Tom Morello, NO esperaba menos de Shaun, para los amigos… pero la voz es otro cuento.

Sólo en el último estribillo me recordó la fuerza del genio… su particularidad es la fuerza no resuelta, por lo que acentuar la no modulación o dejar sólo entreabierta la boca, fue un desacierto que me dio vergüenza ajena.

¡Esta canción es una plegaria desgarrada! El Hogar al que se refiere es la Casa de Dios, dado que se basa en la parábola del Nuevo Testamento, cuando Jesús dice que va a preparar las habitaciones en la Casa del Padre para todas esas ovejas descarriadas que lo siguen. Cornell se sentía una de esas ovejas, así que desde esa emoción proyecta la voz como un ruego desgarrado, pero esperanzado en dicha Promesa.

Estas son reflexiones que se deben tener en cuenta a la hora de interpretar una obra de Arte. Como dije en su canal, tarde conocí su obra. Cuando supe de él, revisé las letras de sus canciones y el video de «Show me how to live» (para mí, su obra maestra) me dejaron claro su desenlace, el cual ocurrió mientras pensaba qué decirle (sólo existe una oportunidad de dar una primera impresión), para evitarlo.

Le escribí un poema, que postée en su página, pero NO terminó de convencerme. Meses después, me cayó la teja: Sus temas recurrentes son las mujeres (¡extraño en un Artista!) y los viajes automovilísticos. Sus canciones en Audioslave giran en torno a esos tópicos. Entonces recordé un viejo poema de mi segundo libro maldito, que nadie se atreve a publicar, donde me despido de una mujer para retomar mi viaje interrumpido por mi estadía con ella, viaje que ella califica de huida, como Calipso a Ulises, de hecho lo titulé: Calipso abandonada, pero en latín.

Ahí supe que le habría gustado y motivado a hacer una canción con esa idea. Habríamos ganado algo de tiempo y quizás, se habría quedado algunos años más. Ese dolor NO se me ha quitado en los dos años y meses que han pasado. Como comenté a una persona: Lo sentía como un hermano mayor que me decía: NO te rindas, ¡sé tú mismo, maldita sea!

Tratar de ponerse en el lugar del otro es lo primero que debe hacer un intérprete de cualquier Arte. ¿Por qué le dijo a Dios que lo iba a esperar? Porque estaba desesperado. Su voz refleja esa desesperación, por eso me conmovió, porque yo también he desesperado. Tu voz NO refleja esa desesperación. Cuando conectes tu decir con el sentir original de la canción, se notará la diferencia y seré el primero en felicitarte. Pero primero, debes descubrir desde qué emoción se cantó la canción y si tú lo has sentido alguna vez. La memoria emotiva, como decimos en teatro, es fundamental en todas las artes interpretativas, de las que cantar es una de ellas.

De hecho, mi obra poética se puede interpretar de la misma manera que su canto: un clamor desgarrado al Cielo por una Revelación de que el dolor y el sufrimiento padecidos en este valle de lágrimas tiene algún sentido, un propósito trascendente y aleccionador para toda la Humanidad pronta a su extinción. La Humanidad está yéndose a la mierda y Dios NO aparece por ninguna parte… ¡Enséñame cómo Vivir!