Seleccionar página

Estimado Fernando.

Ya sé que ha leído a Toynbee completamente. Sólo mencioné ese extracto, “El Mundo y Occidente”, porque plantea la idea que la Desilusión de los greco romanos de su antiguo credo, es el que permite el ascenso de Mitra, Isis y Jesús. Esa Desilusión viene después de “la benévola dictadura” de Augusto y que Tácito resume en su frase inmortal: “Hacen un desierto y le llaman paz”. Ese Desierto Espiritual es el espacio del “contraataque” de Oriente a Occidente. Los vencidos derrotan a los Poderosos y si el Cristianismo sobrepasa a todos, es porque se viste con el andamiaje intelectual de la filosofía neoplatónica en el primer capítulo del Evangelio de San Juan, al hablar de la Eternidad y Unicidad del Logos identificándolo con Jesús y su Unión Hipostática con El Padre de Todo.

Ese Proceso también está pasando ahora: La Desilusión de la Globalización, que prometió “repartir” “El Progreso” (La Promesa que define La Modernidad), sólo “deslocalizó” los empleos en China y el sudeste asiático, obligando a todo el mundo a bajar los sueldos (fin de la “indemnización por años de servicio”), para poder competir con la mano de obra esclava china. Desilusión que se está manifestando en los gobiernos “nacionalistas” como Trump, Putin, Bolsonaro y varios más. En este “sálvese quien pueda” la gente está creyendo más en el “mal de ojo”, en “las energías espirituales del cosmos”, Buda o el “Calendario Maya” que en Jesús (el gran perdedor en esta pasada, como al final del imperio romano lo fue el Olimpo), dada la globalización de la pederastia en el catolicismo y que las mujeres están percatándose que es otra religión patriarcal que las deja fuera del ámbito de Lo Divino (“porque Dios también es Hombre”), antagónicamente a las religiones neolíticas de la Magna Mater, donde la participación masculina era marginal (Leer la “Historia de las Creencias e Ideas Religiosas” de Mircea Eliade).

Hay un excelente libro “Las Crisis Humanas”, de José Ferrater Mora, donde analiza más profundamente la Crisis Histórica del Mundo Antiguo, para luego describir las sucesivas Crisis Modernas, hasta la nuestra que es la de Todos, donde ya carece de importancia decir nacional o internacional, porque hay hechos al otro lado del planeta que nos afectarán más duramente que decisiones del propio gobierno nacional, tal como ha dicho ud. en su programa. Recomiendo comenzar con esta reseña, que me he encargado de completar.

http://la-pasion-inutil.blogspot.com/2012/02/jose-ferrater-mora-las-crisis-humanas.html

“El Proceso” venezolano: La Falta de una Transición “a la chilena”.

La asfixia a Venezuela: https://actualidad.rt.com/actualidad/303672-eeuu-anunciar-sanciones-petroleos-venezuela

https://actualidad.rt.com/actualidad/303675-guaido-ordena-toma-progresiva-ordenada-venezuela

Aquí es donde el apoyo de USA se convierte en palanca de cambio histórico: El Bloqueo Financiero. Depositar el dinero de la compra del petróleo en una cuenta que sólo se activará cuando Guaidó sea Presidente, le da un Poder Real con el cual enfrentar a Maduro, que cuenta con los fusiles.

¿Se da cuenta el parecido con la situación chilena ochentera? Si fuese Chile, Guaidó ya habría entrado en conversaciones con Maduro, como Aylwin lo hizo aún estando en Dictadura.

Ambos son sociópatas que están dispuesto a mandar al infierno a Venezuela con tal de llegar al (Guaidó) o conservar el (Maduro) Poder. Están dispuestos a dejar que sigan muriendo de hambre y en enfrentamientos callejeros. Será cierto, tal como ud. dice, que “El Proceso” chileno (ironía al fracaso catalán), la famosa “Transición” fue excesivamente Prudente, es decir, Cobarde, pero evitó miles de muertos que NO SE HAN QUERIDO evitar en Venezuela.

Recordemos el intento de Golpe de Estado contra Chávez y que Lagos apoyó el primer día y negó el segundo, o el último levantamiento de algunos militares en Venezuela que ni siquiera tuvo el apoyo popular. Raúl Sohr, que NO podríamos decir que es un vocero chavista, ha dicho que Guaidó es de ultraderecha. El fin de Maduro tendrá más parecido al fin de la Guerra Civil de 1891, donde los ex partidarios de Balmaceda eran ajusticiados en las calles, que a la Cobarde Transición de 1989. Ese es el factor que hace que los chavistas se aferren a la vida, porque saben que fuera del Poder, están muertos ante un tipo que sólo aceptará su “rendición incondicional”, como los nazis. Sentarse a dialogar y pactar una transición, podrá verse como «pisar el palito» y “ser Cobarde”, pero también puede verse como «EVITAR MÁS MUERTOS».

¿Por qué ese cambio de opinión? Ud. siempre felicitó la transición chilena por ordenada y pacífica, por darle continuidad a la economía, pero ahora felicita a quien NO está dispuesto a hacer una transición y prefiere mancharse con más sangre aún. Aquí está tirando a la basura la visión «estadista», “bismarkiana” que dijo viene planteando hace meses, con respecto a los mapuche.

¿En verdad encuentra «choro» que muera gente que podría evitarse que mueran? Me asombró y entristeció la emisión de su programa de hoy (28-1-2019).

Otro que tampoco piensa en las consecuencias:

Como me encanta la Política Ficción, dejo planteada la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si la pseudo izquierda shilensis reconociese el «status de Dictador» a Maduro y, acto seguido, exigiese el mismo trato que se le dio a Pinochet, es decir: Inamovilidad en el cargo de Jefe militar, después como Senador Vitalicio y que los desfalcos de sus familiares al Estado sean tratados como «Asuntos de Estado», al igual que los pinocheques del hijo de Augusto, que las privatizaciones a manos de amigos y parientes jamás sean cuestionadas? Es decir, ¿hacer efectiva la Política del Empate?

Maduro es un tarado por NO haber previsto este escenario y NO asegurarse la IMPUNIDAD, como lo hizo el viejo zorrón. Esa es la diferencia entre izquierda y derecha: Los izquierdistas son todos unos imbéciles (estoy de acuerdo en que el Fraude Amplio lo es) y todos los derechistas son unos malditos zorros.